Edificando la Casa del Señor 1


  1. 1.       Introducción

Producto de las lluvias del año pasado (2010), el tema de la vivienda y la electricidad ha tomado una gran relevancia a nivel mediático y político. Todos necesitamos un lugar donde habitar y sin la energía eléctrica la vida es muy difícil o casi imposible. De igual forma, Dios quiere habitar en nosotros y entre nosotros, y para ello requiere que edifiquemos su templo. Asimismo, sin el poder de su Santo Espíritu es imposible vivir una vida cristiana victoriosa.

  1. 2.       El Templo del Señor
    1. En 1 Cor. 6:19 dice que nosotros somos templo del Espíritu Santo

i.      La edificación del templo del Señor comienza por nosotros mismos. Se refiere al crecimiento de la fe, y la fe viene por el oír y el oír la palabra de Dios (Rom. 10:17).

ii.      La escuela dominical, las células y el culto los domingos, son los espacios que Dios ha habilitado para que nos edifiquemos espiritualmente. Sin embargo, solo un pequeño grupo asiste a la escuela dominical y las células.

iii.      A medida que más estudiamos la palabra de Dios, más aprendemos a pensar como El y el Espíritu Santo transforma nuestro carácter a la imagen de Cristo.

  1. El otro templo es el espacio físico donde se reúne la iglesia de Cristo

i.      Gracias al Señor, nos ha bendecido con este espacio por muchos años y con las oficinas de la Bonita. Sin embargo, este espacio implica la movilización de equipos y sillas cada domingo, no contamos con un sitio apropiado de almacenamiento ni con salones apropiados para la escuela dominical. Adicionalmente, el CC La Bonita últimamente ha estado presentando problemas de agua y aun así el alquiler lo han estado incrementando en más de un 78% en el 2010 y este año los dueños esperan un incremento del 100% adicional.

  1. Las misiones es la multiplicación de la iglesia

i.      Las distintas misiones que el pastor Aner mencionó en su sermón del domingo pasado, es el mecanismo bíblico que el Señor ha dispuesto para esparcir su Reino por todo el planeta.

Ahora, veamos que dice el texto de hoy (Hageo) con respecto al Templo del Señor.

 

  1. 2.       Antecedentes Históricos
    1. Aunque la intención de Dios era bendecir a su pueblo, producto del pecado de Israel, principalmente la idolatría, entre el año 605 y 586 a.C. el Señor levantó a los Asirios primero, y luego al Rey Nabucodonosor de Babilonia (hoy Irak) para destruir, castigar y llevar al exilio a su propio pueblo.
    2. El Señor envió varios profetas, entre ellos Jeremías, para advertirles al pueblo que se arrepintieran antes de que viniera finalmente la destrucción.
    3. En Jeremías 33, en el año 587 a.C., el Señor promete la restauración del pueblo de Israel y su templo a través de Jeremías, luego de la destrucción y el exilio.
    4. En el año 539 a.C. (48 años más tarde), cae Babilonia y su rey Belsasar en manos de Ciro el Grande, la misma noche que este se emborrachó con las copas del templo del Señor y el dedo de Dios escribió en la pared Mene, Mene, Tequél, Parsin que significa Mene: Dios ha contado los días del reino de Su Majestad, y les ha puesto un límite. »Téquel: Su Majestad ha sido puesto en la balanza, y no pesa lo que debería pesar. »Parsin: El reino de Su Majestad se ha dividido, y ha sido entregado a medos y persas. (Daniel 5)
    5. Al año siguiente (538 a.C.), Esdras 1:1-4 “en el primer año del reinado de Ciro, rey de Persia, el Señor dispuso el corazón del rey para que éste promulgara un decreto en todo su reino y así se cumpliera la palabra del Señor por medio del profeta Jeremías. Tanto oralmente como por escrito, el rey decretó lo siguiente: «Esto es lo que ordena Ciro, rey de Persia: »El Señor, Dios del cielo, que me ha dado todos los reinos de la tierra, me ha encargado que le construya un templo en la ciudad de Jerusalén, que está en Judá. Por tanto, cualquiera que pertenezca a Judá, vaya a Jerusalén a construir el templo del Señor, Dios de Israel, el Dios que habita en Jerusalén; y que Dios lo acompañe. También ordeno que los habitantes de cada lugar donde haya judíos sobrevivientes los ayuden dándoles plata y oro, bienes y ganado, y ofrendas voluntarias para el templo de Dios en Jerusalén.»”
    6. En el 536 a.C. comienza la reconstrucción del templo (Esdras 3:8)
    7. En el 530 a.C. surge la oposición a la reconstrucción (Esdras 4:1-5) y durante 10 años estuvo parada la obra (530 a 520 a.C.) – Esdras 4:24. Siempre que el pueblo de Dios se decide buscar y obedecer a Dios, y edificar su casa, surgen y surgirán personas que se opongan.
    8. El 29 de agosto de 520 a.C. vino la palabra del Señor al profeta Hageo.
    9. 3.       Aun No es el Tiempo
      1. Hageo 1:2 El Señor dice “Este pueblo alega que todavía no es el momento apropiado para ir a reconstruir la casa del Señor.”
      2. Hageo 1:4 El Señor dice que el pueblo estaba ocupado edificando su propia casa mientras la de Él estaba en ruinas.
      3. En Hageo 1:4 también dice que, el pueblo vivía en casas artesonadas, es decir cómodas y quizás hasta lujosas, propias.
      4. A veces estamos tan ocupados de nuestras propias vidas y especialmente de las cosas materiales, que dejamos a un lado o en última prioridad al Señor y su casa (la iglesia).
      5. El mismo Señor Jesucristo dijo que los paganos son los que andan pendientes de estas cosas, pero los cristianos deben buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas (Mat. 6:32-33).
      6. No se trata de que no trabajes y te la pases todo el día en la iglesia. Es un asunto de prioridades. El Señor dijo un poco antes en Mat. 6:21 “Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.” Primero debe estar el Señor y luego todo lo demás, ya que Él es quien nos ha dado, y nos dado TODO. Si quieres que tu proyecto de vida sea sustentable, entonces ordena tus prioridades correctamente, y todo lo demás vendrá por añadidura.
      7. 4.       Medita acerca de tu Vida
        1. En Hageo 1:5 el Señor invita al pueblo a reflexionar ya que le dice “considerad vuestros caminos” (Versión BTX)
        2. En Hageo 1:7 le dice “Meditad sobre vuestros caminos” (Versión BTX)
        3. Hageo 1:6 Por causa de haber invertido las prioridades, el pueblo sembraba mucho, pero cosechaba poco, comía y no se saciaba, se abrigaban y aún tenían frio, el sueldo no les alcanzaba.
        4. En Hageo 1:9 dice “Ustedes esperan mucho, pero cosechan poco; lo que almacenan en su casa, yo lo disipo de un soplo.  ¿Por qué? ¡Porque mi casa está en ruinas, mientras ustedes sólo se ocupan de la suya!”
        5. Igualmente nos pasa hoy en día, el dinero no nos alcanza, los aumentos de 20% no compensan la inflación de 30%.
        6. Aun el que tiene más, nunca está satisfecho cuando sus prioridades no están correctas. Por eso dice la palabra en Prov. 30:15-16 “La sanguijuela tiene dos hijas que sólo dicen: “Dame, dame.” »Tres cosas hay que nunca se sacian, y una cuarta que nunca dice “¡Basta!”: el sepulcro, el vientre estéril, la tierra, que nunca se sacia de agua, y el fuego, que no se cansa de consumir.”
        7. En Hageo 1:10-11 dice que el mismo Señor, y no satanás, es quien en este caso, y a veces, envía la sequía a nuestras vidas “los cielos retuvieron el rocío y la tierra se negó a dar sus productos. Yo hice venir una sequía sobre los campos y las montañas, sobre el trigo y el vino nuevo, sobre el aceite fresco y el fruto de la tierra, sobre los animales y los hombres, y sobre toda la obra de sus manos.»”
        8. La razón de esto, está en Hageo 1:9, cuando el Señor dice que su “mi casa está en ruinas, mientras ustedes sólo se ocupan de la suya!” y En Hageo 1:10 dice “Por eso, por culpa de ustedes.”
        9. Cuando no nos ocupamos de las cosas del Señor, por estar tan ocupados con nuestras cosas, viene la escases material, espiritual, moral y hasta física, en forma de enfermedades.
        10. 5.       Edifica mi Casa y te mostraré mi gloria
          1. En Hageo 1:8 el Señor dice “Vayan ustedes a los montes; traigan madera y reconstruyan mi casa. Yo veré su reconstrucción con gusto, y manifestaré mi gloria.”
          2. En primer lugar, fíjense que el Señor ordena ir a los montes a cortar y traer madera para la reconstrucción.

i.      Es una orden del Señor

ii.      Nosotros tenemos que hacer el trabajo y nadie mas

iii.      Pero el provee los medios (su Santo Espíritu y los materiales)

  1. En segundo lugar, agradamos al Señor cuando 1) le obedecemos y 2) edificamos su casa. Dice que lo verá con gusto y en la BTX dice “Yo lo aceptaré.”
  2. Tercero, el promete que si lo haces manifestará su gloria.

i.      En tu vida personal

ii.      En tu iglesia (RAV)

  1. En Hageo 2:5-9 el Señor promete:

i.      Estar en medio de su pueblo (Hageo 2:5)

ii.      Estremecer los cielos y la tierra, el mar y la tierra firme

iii.      Hacer temblar a todas las naciones para que sus riquezas lleguen aquí (Hageo 2:6-7)

iv.      Además dice que a Él le pertenece el oro y la plata.

v.      El esplendor de esta segunda casa será mayor que el de la primera

vi.      Y en este lugar concederé la paz

  1. Finalmente, en Hageo 2:19 promete que desde el momento que empiecen a reconstruir el templo derramará su bendición “¡Pues a partir de hoy yo los bendeciré!»”.
  2. 6.       Reacción del Pueblo
    1. Hageo 1:12 dice que Zorobabel ben Salatiel (gobernador de Judá), Josué ben Josadac (sumo sacerdote), y todo el pueblo:

i.      Obedecieron la voz del Señor

ii.      Hicieron tal como el Señor lo había mandado

iii.      Tuvieron temor del Señor

  1. 7.       Reacción de Dios
    1. En primer lugar, fíjense que en 2 capítulos y 38 versículos, se menciona 33 veces al Señor y 13 de ellas hacen referencia a Jehová de Sebaot. Esto deja claro de que quien habla es Dios mismo y hace énfasis en que el Señor es Jehová de los Ejércitos.

i.      Josué 5:13-15 Recordar cuando el Ángel del Señor se apareció a Josué con una espada desenvainada y se identificó como  el “comandante del ejército del Señor”

ii.      2 Reyes 6:8-23 cuando Guiezi, el criado del profeta Eliseo, se asustó cuando vio al ejercito arameo rodeándolos y Eliseo le dijo “no temas porque los que están con nosotros son más que ellos”, y Eliseo oró y los ojos de Guiezi vieron que la colina estaba llena de caballos y de carros de fuego alrededor de Eliseo.

  1. En Hageo 1:8 vemos que el promete mostrar su gloria, si le obedecemos
  2. En Hageo 1:13 dice “Yo estoy con ustedes. Yo, el Señor, lo afirmo.»
  3. En Hageo 1:14 dice que excitó (inquietó) el corazón de Zorobabel, Josué y de todo el pueblo. Por medio de su Palabra y su Santo Espíritu.
  4. En Hageo 2: 4 dice “esfuércense…porque yo estoy con ustedes”.
  5. En Hageo 2:5 dice “según el pacto que hice con Uds. mi Espíritu estará con Uds. No teman”. El nuevo Pacto es la sangre de Cristo y su Espíritu mora en nosotros y nos ayuda a vivir una verdadera vida cristiana como aprendimos durante el estudio de Efesios.
  6. 8.       El Señor nos está llamando a Edificar su Templo
    1. Así como el Señor usó al profeta Hageo para exhortar a su pueblo a reanudar la edificación del templo, el Señor está usando al Pastor Aner para exhortarnos a:

i.      Edificar primeramente nuestros corazones y espíritus a través del estudio sistemático de la palabra de Dios en la escuela dominical y en las células. Comenzamos con Efesios y ahora seguimos con el Sermón del Monte en Mateo.

ii.      El pastor también nos ha invitado a que identifiquemos nuestros dones y los pongamos al servicio de la iglesia, y de los demás, porque la cosecha es abundante y los obreros son pocos (Mat. 9:37).

iii.      El domingo pasado, el pastor nos invitó a hacer un pacto de fe con el Señor para apoyar a las misiones.

  1. Hoy el Señor nos ha hablado, y nos está invitando nuevamente a participar en la reconstrucción de su templo. La mies es mucha y los obreros son pocos. Anímate hermano y no te pierdas las bendiciones que el Señor tiene para ti, tu familia y tu iglesia. Si no lo haces, no te quejes, como dice Hageo 1:6, de que siembras mucho, pero cosechas poco. Que el Señor nos ayude a través de su Santo Espíritu a obedecer la palabra de esta mañana para que nos regocijemos en gran manera de las lluvias de bendiciones que él tiene preparadas para Ríos de Agua Viva.

Oremos

Señor, amantísimo Padre celestial, gracias te damos por tu palabra en esta mañana. Dale sabiduría, amor y fortaleza al pastor Aner para continuar con la tarea de edificar la iglesia Ríos que tú le has encomendado. Ayúdanos a ser sabios, ya que la obediencia desata tus bendiciones. Toca nuestros corazones, permite que meditemos en esta palabra y ayúdanos a decidir obedecerte. Derriba, en el nombre de Jesús, todo engaño del enemigo que nos dice que aún no es el tiempo, que no podemos o no tenemos tiempo para ti. Derriba toda oposición a la edificación de tu iglesia. Y ayúdanos a poder ser parte de esta gran obra. En el nombre de Jesús te lo pido. Amén.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Un comentario en “Edificando la Casa del Señor